Blog

    Publicado en: General   |   Tags: Salud

    Las Navidades tocan a su fin, y ya es momento de volver a la rutina. Se acabaron las comilonas, los regalos y los excesos. Ahora, debemos mentalizarnos para que regresar a nuestra vida diaria no se convierta en un trauma, descuidando nuestra salud y esos hábitos sanos que seguimos durante la mayor parte del año.

    1_19

    En Derbós, y con las pilas cargadas después de unas merecidas vacaciones, ya hemos preparado nuestro PLAN DETOX para los próximos días y volver así a la rutina de una forma gradual y efectiva. ¿Te apuntas?

    Para desintoxicar nuestro cuerpo después de la “Excesiva Navidad”, nada mejor que una dieta variada y completa para asegurar todos los nutrientes que el cuerpo necesita. Así que, durante un par de semanas, introduce en tu dieta abundante verdura y fruta, toma mucho líquido e intenta estar activo.

    Seguramente, y sobre todo durante los primeros días del PLAN, el cuerpo nos pida comer y picar de forma abundante como hemos hecho durante estos días festivos. No te rindas, e intentar engañar al cuerpo con alguna infusión o fruta poco calórica durante las comidas, para ajustar el horario de las comidas como toca.

    2_12

    Un error muy común cuando nos planteamos realizar un PLAN DETOX, es eliminar las grasas por completo de nuestra dieta. Ni se os ocurra, porque las grasas son un componente fundamental para una dieta equilibrada. Simplemente tenemos que elegir las adecuadas. Es preferible que primes las grasas de origen vegetal frente a las de origen animal, más ricas en ácidos grasos saturados saludables. Utiliza aceite de oliva extra virgen, tanto crudo como para cocinar, ya que posee excelentes propiedades nutricionales que lo hacen un aliado contra las enfermedades cardiovasculares.

    3_4

    Además de una dieta equilibrada, una vida activa es la clave para cuidar nuestra salud y mejorar nuestra forma física. Hacer deporte te ayuda a mantener el peso adecuado, protege tu sistema cardiovascular, fortalece el sistema inmunológico y evita el estrés. Trata de practicarlo regularmente y aprovecha cada momento del día para mantenerte en movimiento: camina siempre que puedas, y usa las escaleras en lugar del ascensor.

    ¿Has visto cómo no es tan difícil? Y es que, siguiendo estos simples consejos, sin darte cuenta, tu vida volverá a la normalidad, sin grandes sacrificios, y pensando que la Navidad ha sido solo un pesado sueño.