Blog

    Publicado en: General   |   Tags: Alimentación

    La pipa de calabaza es todo un clásico en cuanto a snacks. Con cáscara o sin ella, la verdad es que todos, en algún momento, hemos caído en sus garras y nos hemos acabado un paquete entero de una sentada. Afortunadamente para todas sus víctimas, tenemos una muy buena noticia: la pipa de calabaza es un verdadero regalo de la naturaleza con unas propiedades asombrosas para nuestra salud.

    Sigue leyendo y descúbrela, porque a partir de ahora, ya no tendrás remordimientos de comer más pipas de calabaza de la cuenta.

    PIPAS

    Este increíble fruto seco, tienen un sabor suave, ligeramente dulzón, y podemos comerlo crudo, lo que lo hace perfecto como acompañante de ensaladas, hamburguesas o yogur.

    calabaza_1

    Propiedades y beneficios de las pipas de calabaza

    CUIDA NUESTRO CORAZÓN

    Las Pipas de calabaza, al igual que muchos otros frutos secos, son ricas en ácidos grasos y antioxidantes que ayudan a prevenir el riesgo de enfermedades cardiovasculares.

    FAVORECEN EL SUEÑO

    Son una gran fuente de triptófano. Este aminoácido es muy conocido porque estimula la producción de serotonina, la hormona que se encarga del bienestar y del sueño.

    crema calabaza

    REFUERZAN LA MEMORIA

    Las pipas de calabaza, a igual que las nuecesl o las pipas de girasol, son muy buenas para el funcionamiento de nuestro cerebro. Consumiéndolas de manera regular y en pequeñas cantidades, nos ayudarán a mejorar nuestra memoria y concentración.

    CUIDAN DEL SISTEMA DIGESTIVO

    Si tienes problemas de estreñimiento, las pipas de calabaza te atudarán a regular el sistema digestivo.

    ddd_2

    Pero no solo son estos los beneficios de las pipas de calabaza. No dudéis ni un minuto en incluirlas en vuestra dieta y en descubrir en cuántos deliciosos platos podéis añadirlas con tal de aprovecharos de sus propiedades, pero también de su fantástico sabor. Cuida de tu dieta y de tu organismo de una manera natural, algo que podrás disfrutar tanto ahora como en el futuro. ¿A qué esperas?