Blog

    Publicado en: General   |   Tags: Salud

    Los días pasan y, el ritmo frenético que llevamos, nos hace centrarnos en unos aspectos, dejando otros de lado. Desafortunadamente, el cuidado de nuestra piel es uno de ellos y, solo nos acodamos de estas carencias cuando vemos nuestro reflejo en el espejo.

    La piel forma parte de nuestra rutina diaria. Si nos maquillamos, cómo nos desmaquillamos, al utilizar un aceite, un gel o una crema, todos estos factores pueden estropearla. Además, el contacto directo con el exterior la perjudica más de lo que nos gustaría y, aunque la creamos limpia son muchos los agentes que la pueden dañar. Por eso, mantener nuestra piel cuidada, hidratada y mimada es muy importante para nuestra salud y para nuestro bienestar.

    1797

    Derbós, Laboratorio Natural se preocupa por ti y por tu piel, por eso, hoy te traemos unos consejos que te ayudarán a mantener una piel sana, limpia y perfecta para cada ocasión. Toma nota y no te pierdas ni una coma.

    1. LIMPIEZA DIARIA

    Una rutina de limpieza adecuada es fundamental para presumir de piel sana y cuidada. Si no realizamos una higiene adecuada, tanto en la cara, como en el resto del cuerpo, los poros que tiene la piel se pueden obstruir con restos de producto, suciedad del ambiente o contaminación.

    12780

    Para el rostro, os recomendamos realizar la limpieza dos veces al día: una por la mañana y otra por la noche. Es muy importante, no solo elegir los productos que mejor vayan con nuestro tipo de piel (seca, grasa, mixta…), sino también hacer un buen uso de ellos.

    Para el cuerpo, con una vez al día es suficiente. Además, es importante también elegir cuidadosamente los productos que calmen, limpien y suavicen nuestra piel para lucir la mejor versión de ella.

    2. HIDRATACIÓN

    Al igual que necesitamos beber agua abundante para mantenernos sanos, nuestra piel también necesita estar hidratada constantemente.

    Has de saber, que no todas las zonas de nuestra piel tienen las mismas necesidades de hidratación, por lo que resulta fundamental repartir la cantidad idónea de crema o gel según la parte de nuestro cuerpo. Por ejemplo, las piernas necesitan una cantidad mayor que nuestra espalda o pecho. Aplicar la crema o el gel con pequeños masajes ayudará a la circulación sumando beneficios no solo para la piel, también para todo tu cuerpo.

    3. CUIDADO DE OJOS

    El contorno de los ojos es una zona muy delicada que debe ser tratada con sumo cuidado. Reserva esta zona, y no apliques el mismo producto que utilizas con el resto de la cara, ya que es una zona que suele contrastar con el tipo de piel que tengamos. Si tienes cualquier duda, pide ayuda a los profesionales sobre qué tipo de crema puedes utilizar en esta zona.

    Aplica la crema en pequeños toques para que se hidrate mejor, ayudando así a la reducción de bolsas u ojeras.

    4. HIDRATACIÓN DE ZONAS ESPECIALMENTE SECAS

    Pies, talones, codos, rodillas… Son zonas de nuestro cuerpo a las que le cuesta más absorber el producto que apliquemos debido a su grosor. Para mantener una hidratación adecuada, es importante utilizar una crema o gel con una composición más elevada en nutrientes.

    20509

    5. PROTECCIÓN SOLAR

    Para poner fin a nuestra rutina de hidratación y cuidado de la piel, Derbós te recuerda que debes aplicar al final del proceso, un buen protector solar ( FPS o SPF), tanto en verano como en invierno.

    El sol es un agente muy agresivo para nuestra piel, mantenernos protegidos es imprescindible durante todo el año, sobre todo si tienes tendencia a que se te manche la piel.

    2301596

    Lucir una piel bonita, cuidada e hidratada depende de ti. Dedícale el tiempo necesario para lograrlo, porque será el reflejo de tu salud y de tu bienestar y, que transmitirás a los demás.

    Ahora más que nunca, es importante sentirnos con fuerza. Prepararnos para afrontar el COVID-19 es un trabajo que empieza en nuestros hábitos de limpieza y cuidado personal. Te animamos a incorporar estos pequeños consejos en tu día a día y mimarte como te mereces.