Blog

    Publicado en: General   |   Tags: Alimentación

    Que levante la mano quien haya utilizado alguna vez una especia en sus guisos o postres. Y es que, desde Derbós, estamos convencidos que este tipo de alimento se emplea en la gastronomía de todo el mundo para enriquecer el sabor, el color y la vida de cada plato.

    Pero, realmente, ¿son saludables las especias para nuestro organismo?

    especies

    La respuesta es SÍ, en mayúsculas. Y es que, estas especias o hierbas aromáticas que utilizamos casi a diario para darle vidilla a nuestros platos, tienen muchísimas propiedades beneficiosas para nuestra salud.

    Las especias contienen aceites esenciales, cuidan nuestro tracto intestinal, son capaces de aliviar la fiebre, incluso pueden ser diuréticas y expectorante. ¿No os parece maravilloso lo que todos estos pequeños alimentos pueden hacer por nosotros?

    ajos

    Pocas veces, mientras las cogemos de nuestro especiero, nos paramos a pensar que estas hierbas son una fuente increíble de micronutrientes. Una gran mayoría de ellas, tienen una cantidad de minerales y vitaminas que pueden llegar a triplicar la cantidad normal de los alimentos más comunes que consumimos diariamente.

    derbós_1

    Como ejemplo de autenticidad y poderío, os presentamos el tomillo (buenísimo también en infusión para después de comer). Esta hierba que todos conocemos por su gran aroma y sabor, tiene un porcentaje de calcio que multiplica por dos el del sésamo, y por cinco el de ¡la leche de vaca! Increíble, ¿verdad?

    romero

    Las hierbas aromáticas más habituales, sobretodo en la gastronomía mediterránea, son la albahaca, el comino, el eneldo, el romero, el orégano o el tomillo. Y en menor medida, la cúrcuma, el curry, el jengibre, el laurel, la canela y el pimentón.

    curcuma

    El uso habitual de especias o hierbas aromáticas en nuestra dieta diaria puede ser un excelente complemento dietético para nuestro organismo. Es tan simple como empezar a incluirlas en las comidas: canela en nuestra infusión matinal, albahaca, eneldo o comino en las ensaladas y por qué no, en los guisos. Los límites los pone tu imaginación, y tu estómago.

    Anímate e incorpora las especias a tu vida porque además de disfrutar al 100% de tus comidas, te cuidarás por dentro y por fuera.